Resume

Cómo Dejar Huella con tu Curriculum

El curriculum es una de las herramientas más importantes en tu vida profesional y hay que saber qué información incluir para que deje huella.

Es importante saber que no hay un formato oficial o ganador para redactar el mejor curriculum, es el contenido y la relevancia de la información que decidas incluir es lo que le da valor. Para conocer la opinión y punto de vista desde una firma de headhunting, Lizette Ibarra, CEO de Bleumind Executive Search, nos comenta qué es lo que considera más importante en el contenido de un curriculum:

“En cuestión del curriculum, no hay una regla universal, pero si hay ciertos lineamientos que se deben seguir. Considero que un curriculum debe reflejar la experiencia de la persona en toda su extensión, si ha tenido varios empleos, se deben incluir todos y reflejar la experiencia que cada uno le ha dejado. Cada empleo es una maestría, un aprendizaje. No hay que aferrarnos a redactar un curriculum en una sola página para hacerlo “corto”, hay que asegurar que se incluya información concreta pero suficiente. Si se incluye demasiada información, perderemos la atención del lector. Como regla general, dos o tres páginas es bastante aceptable. Considero que la experiencia es el corazón del curriculum y hay que darle su debida importancia y trato, mencionando una breve descripción de cada empresa en la que se ha trabajado, así como las responsabilidades y logros principales en cada rol. Es muy importante, al hablar de resultados, sustentarlos con números y nunca falsificar o exagerar información”

Una vez que ya sabemos cuál es la información más importante y central de un curriculum, basta con incluir información que complemente y sume a la experiencia laboral, como por ejemplo:

  • Datos personales – incluir los datos básicos para poder localizar a la persona, nombre, ciudad de residencia, teléfono, celular y correo electrónico. Cualquier otro dato personal, sale sobrando.
  • Resumen Ejecutivo –incluir un resumen de quién eres en el aspecto laboral es la médula de un buen currículum y es lo que enganchará al lector con tu información. El resumen ejecutivo va justo después de los datos personales, es la antesala del curriculum y debe plasmar en 8 o 10 renglones quien eres profesionalmente hablando: educación relevante (estudios universitarios y de posgrado), áreas de experiencia y cuantos años, en que industrias, empresas y aportaciones relevantes en el último puesto, idiomas, y disponibilidad para viajar y/o cambiar de residencia.
  • Preparación Académica – Es uno de los primeros criterios que utilizan los reclutadores y empresas para discriminar o seleccionar. Por ello, la importancia de prepararse terminando la carrera, hacer una maestría, diplomados, especializaciones, etc, Este criterio influye sobre el puesto al que aspiras y el salario.
  • Habilidades- Detallar los conocimientos que tienes para realizar el trabajo, las competencias que te hacen mejor que el resto de los aspirantes, el software, hardware o maquinaria que manejas y las cualidades que te hacen ser un candidato potencial.
  • Certificaciones: Sobre todo si te desenvuelves en una industria muy técnica, las certificaciones juegan un papel relevante al ser considerado para un rol específico.
  • Asociaciones y publicaciones: Si eres miembro de alguna asociación relevante dentro de tu profesión, o si tienes publicaciones o has escrito artículos relevantes para tu rol, es importantísimo que los menciones.

Ya que cuentes con tu curriculum redactado, revisado y corregido, pídele a un tercero que lo lea para ver qué impresión le da sobre ti y lo que proyectas con el curriculum que redactaste. Si estás satisfecho entrégalo y espera esa oportunidad.

Está por demás mencionar que la carrera más brillante puede ser opacada por una redacción, gramática y ortografía inadecuada a la hora de ser plasmada en un currículum.

Foto-CV

¿Poner o no poner foto en tu CV?

Cuando estás buscando un trabajo, visualízate como un producto al que le tienes que aplicar la mejor mercadotecnia. La foto, es la imagen del producto. El contenido de tu curriculum es la estrategia de venta. Así que si me preguntas, mi respuesta es sí debes poner tu foto, pero cuidando tener el mejor ‘product shot’. Muchas veces se puede malinterpretar el uso de la foto en el curriculum como un detonador para la discriminación, si la persona es fea o bonita, el color de su piel, el estilo de su peinado, etc., pero en realidad beneficia más de lo que crees.

Hay que reconocer que somos muy visuales y ayuda mucho tener una imagen visual de la persona, es más fácil recordarla y le imprime una identidad a tu curriculum.

Sin embargo, no hay que perder de vista el tipo de foto que ponemos, recuerda, es la imagen del producto que estás vendiendo y hay que cuidarlo para proyectar lo que queremos. Toma en cuenta estas recomendaciones para seleccionar la foto que dará tu mejor imagen.

  1. Blanco y negro – Una foto en blanco y negro proyecta más profesionalismo y evita hacer énfasis en el color de piel, cabello o una foto con mala resolución.
  2. Expresión –Adopta una expresión fresca, evita poses acartonadas o demasiado serias. Sonríe, te dará frescura y proyectarás confianza.
  3. Atuendo – Asegura que sea una foto de rostro o medio cuerpo, nunca de cuerpo completo. Utiliza un atuendo profesional como un saco o blazer. Cuida tu aspecto, el cabello bien peinado, la barba, evita el maquillaje sobrecargado o un exceso de accesorios. Busca proyectar una imagen profesional para ti y no desviar la atención de la información del curriculum.
  4. Evita ‘selfies’ – No utilices las ‘selfies’ que usas para el Facebook, invierte y tómate fotos en un estudio. No pongas fotos acompañado, en la playa o en descanso. Demuestra que eres un profesional desde la foto que pones.
  5. Foto reciente – Utiliza una foto reciente. Que tu imagen actual concuerde con la del curriculum ya que esto demuestra confianza y compromiso.

La foto que utilices tiene que estar de acuerdo a tu imagen profesional. Es decir, si en la foto proyectas ser una persona limpia, aseada y seria, cuando te llamen a una entrevista tienes que verte como esa persona que estas presentando en la foto. Imagina que vas a un restaurante y se te antoja el platillo que promocionan en las fotos del menú y al ordenarlo te traen otra cosa diferente y no muy agradable. La decepción es mayor porque la foto crea una imagen y una expectativa. De igual manera, preséntate a la entrevista con la imagen que estas proyectando en la foto del curriculum, así no decepcionarás y el entrevistador verá lo que está esperando ver.

Nunca descuides tu imagen porque  una persona con buena presencia logra impactar más a sus compañeros y es más fácil lograr metas y objetivos. Esto dicho en el sentido profesional y serio. Hay que invertir en un guardarropa sobrio y acorde al ambiente de trabajo en el que estamos y queremos estar. Evitar ropa llamativa y escotada, en el caso de las mujeres. No tenemos que dejar de lado la moda para vestir bien y elegante. No compres cosas caras, sino cómodas. No pierdas de vista tu edad, complexión y estatura para elegir lo que te vas a poner, tanto en una entrevista como en el trabajo mismo.

Teniendo esto claro, dale una imagen a tu producto, en la promoción y en la práctica, y concéntrate en la información que incluyes, la estrategia de venta. De nada sirve tener una foto muy profesional si el contenido del documento no lo es. En el artículo Recomendaciones para un Curriculum Que Deje Huella te damos algunas ideas.

Por: Martha Maeda, Sr. Managing Partner en Bleumind

Career

¿Aceptar una contraoferta? La ruina de tu carrera

Matthew Henry, el escritor del siglo 17 dijo, “Muchas tentaciones peligrosas vienen a nosotros en bonitos colores pero son muy superficiales.” Lo mismo puede decirse de las contraofertas, esas seducciones magnéticas diseñadas para atraerte al nido después de decidir que es tiempo de volar.
La letanía de historias de horror que he encontrado en mis años como reclutador ejecutivo, consultor y editor, ofrecen una prueba de fuego que claramente indica que nunca se deben aceptar las contraofertas. . . ¡NUNCA!

Defino una contraoferta simplemente como un incentivo de tu empleador actual para conseguir que te quedes después de haber anunciado tu intención de tomar otro trabajo.

No estamos hablando de aquellos casos en que recibes una oferta, pero no le dices a tu jefe. Tampoco estamos analizando ofertas que nunca tuviste intención de tomar, sin embargo, de todas formas le dices a tu empleador como táctica de “me-quieren-pero-estoy-contigo”.
Estas son tácticas de posicionamiento meramente astutas que puedes elegir para reforzar tu valor haciéndole saber a tu jefe que tienes otras opciones. La mención de una oferta verdadera, sin embargo, lleva una amenaza real de renuncia.
Las entrevistas con empleadores que hacen contraofertas y empleados que las aceptan, han demostrado que aun que puedan ser muy tentadoras, la aceptación puede causar un suicidio profesional. Durante los últimos 20 años, he visto sólo incidentes aislados en donde una contraoferta aceptada ha beneficiado al empleado. Considera el problema en su justa perspectiva.

¿Qué es lo que realmente pasa por la mente de un jefe cuando alguien renuncia?

  • “Esto no puede ocurrir en un peor momento.”
  • “Él es uno de mis mejores elementos. Si lo dejo renunciar ahora, va a causar estragos en la moral del departamento “.
  • “Ya tengo una vacante en mi departamento. No necesito otra en este momento “.
  • “Estoy trabajando tan duro como puedo y no puedo hacer su trabajo también.”
  • “Si pierdo otro buen empleado, la empresa podría ‘deshacerse’ de mí también.”
  • “Mi evaluación se acerca y esto me va a hacer quedar mal.”
  • “Tal vez podría mantenerlo aquí hasta que encuentre un sustituto adecuado.”

¿Qué dirá el jefe para mantenerte en el nido? Algunos de estos comentarios son comunes:

  • “Estoy muy sorprendido. Pensé que eras tan feliz con nosotros como nosotros lo estamos contigo… Vamos a discutirlo antes de que tomes una decisión final “.
  • “Caray, he tenido la intención de informarte sobre los grandes planes que tenemos para ti. Pero han sido confidenciales hasta ahora”.
  • “El VP te tiene en mente para algunas responsabilidades emocionantes y de crecimiento.”
  • “Tu aumento estaba programado para entrar en vigor el próximo trimestre, pero lo haremos efectivo inmediatamente.”
  • “¿Qué vas a trabajar para quién?”

Seamos sinceros. Cuando alguien renuncia, es un reflejo directo en el jefe. A menos que seas realmente incompetente o una espina destructiva a su lado, el jefe puede quedar mal por “permitirte” que te vayas.

Su reacción visceral es hacer lo que tenga que hacer para evitar que te vayas hasta que él esté listo. Esa es la naturaleza humana.

Por desgracia, también es naturaleza humana querer quedarse a menos que tu vida laboral sea de extrema miseria. Los cambios de carrera, al igual que todas las aventuras a lo desconocido, son difíciles. Por eso los jefes saben que por lo general pueden retenerte presionando los botones correctos. Antes de sucumbir a una contraoferta tentadora, considera estas verdades universales del empleo:

  • Cualquier situación en la que un empleado está forzado a obtener una oferta por fuera antes de que el actual empleador ofrezca un aumento de sueldo, promoción o mejores condiciones de trabajo.
  • No importa lo que la empresa diga al hacer su contraoferta, siempre vas a ser considerado como un riesgo de fidelidad. Habiendo demostrado tu falta de lealtad (por la razón que sea), vas a perder tu condición de “jugador de equipo” y tu lugar en el círculo interno.

¿Sabías que en una encuesta realizada por el Wall Street Journal, el 93 por ciento de aquellos que aceptan contraofertas se van, algunos voluntariamente y algunos despedidos dentro de los siguientes 18 meses y el 7 por ciento restante busca activamente un nuevo empleo.

En resumen, las razones que el empleado tenía para buscar un nuevo empleo no desaparecen simplemente porque aceptan una contraoferta.

Las contraofertas suelen ser solamente un dispositivo de emplazamiento para darle tiempo a tu empleador para remplazarte.

Tus razones para querer irte todavía existen.Las condiciones se hicieron un poco más tolerables en el corto plazo debido al aumento de sueldo, promoción o promesas hechas para mantenerte.

Las contraofertas sólo se hacen en respuesta a una amenaza de renuncia.¿Tendrás que solicitar una oferta y amenazar con renunciar cada vez que merezcas mejores condiciones de trabajo?

Las empresas decentes y bien administradas no hacen contraofertas… ¡NUNCA! Sus políticas son justas y equitativas. No van a ser sometidos a una “coerción de contraoferta”, o lo que perciben como chantaje.

Si el deseo de aceptar una contraoferta te llega, continua limpiando tu escritorio mientras cuentas tus bendiciones.

¿Por qué las personas consideran aceptar una contraoferta cuando saben que está mal?
Aceptar una contraoferta es a menudo la opción fácil de tomar, ya que cambiar de trabajo significa estrés, una nueva rutina, nuevos retos, etc. No te dejes llevar por la complacencia por esta forma de pensar. Tu carrera no es una manta de seguridad, es un juego dinámico y en constante evolución, y tú eres el actor principal. RECUERDA, el 93 por ciento de aquellos que aceptan una contraoferta se van dentro de los siguientes 12 meses.

¿Cuál es la mejor manera de lidiar con contraofertas? 

¡Es muy sencillo! En primer lugar no permitas que se inicie una discusión de contraoferta. Toma el mando de la situación. Informa a tu jefe de manera profesional y seguro demostrando que tu decisión está tomada y que vas a hacer todo lo posible para que el proceso de transición sea más fácil. Prepara completamente tu notificación y se profesional con respecto a tu salida. Es posible que todavía te sientas incómodo durante tus últimas semanas (u horas); eso es sólo naturaleza humana. Pero al salir de manera profesional, puedes dejar algunas referencias sólidas, así como algunos amigos.

Recuerda; cuando un buen empleado renuncia, la moral sufre, sin mencionar que tu partida pondrá en peligro proyectos actuales, aumentará la carga de trabajo de otros miembros del equipo o incluso estropear algún plan de vacaciones. Al renunciar en tu marco de tiempo, estas decidiendo cuándo te vas, no al revés. Es mucho mejor para tu empresa actual tratar de mantenerte durante unos meses, mientras tal vez se termina un proyecto y/o encuentran tu reemplazo. Entonces, la empresa puede dejarte ir en el plazo de la empresa, no el tuyo.

 

Por: Paul Hawkinson. Reprinted from the National Business Employment Weekly – From the publishers of the Wall Street Journal

Renunciar

Como renunciar con clase y profesionalismo

Por: Elizabeth Reyna, COO & Partner

Este apartado está dedicado a un momento clave en tu carrera. Para cuando no sabes cómo lidiar con ese momento raro pero feliz en el que te toca dejar tu puesto de trabajo. Ese instante en que comienzas a mirar tu escritorio como un lugar extraño al que ya no perteneces.

Puede ser a partir de un mejor horizonte de crecimiento profesional, insatisfacción personal, un salario acorde a tus aspiraciones, desacuerdo con tus jefes, retomar o iniciar tus estudios, disgusto con el clima laboral en tu oficina. Cualquiera sea la razón que te haga renunciar a tu trabajo, debes tomar conciencia del peso y significado de este paso. Implica cambios en la empresa en la que trabajas hoy y marca los giros de tu trayectoria profesional.

Decir adiós sin complicaciones, evitar los roces y conducirse con profesionalismo es en muchos casos, un desafío a la hora de tomar nuevos rumbos laborales. En este artículo compartimos varias ideas abiertas a que crees tu propia y personal manera de salir de un trabajo.

Te aconsejamos leer atentamente la lista a continuación para ayudarte a dejar las puertas abiertas, los contactos frescos y el escritorio limpio para que alguien te reemplace.

  • Si la decisión está tomada, la mejor opción es no generar rumores con tus compañeros de oficina antes de notificarlo a tu jefe directo.
  • La importancia de comunicar la decisión al responsable directo se vincula con otras acciones:
    • Que te ayude o indique la mejor vía de comunicarlo a los demás superiores.
    • Que pueda comenzar un proceso de búsqueda para conseguir a quien ocupe tu lugar
    • Comenzar a tramitar con el área de Recursos Humanos el papeleo relacionado con tu renuncia.
  • Si está en tus posibilidades da el “pre-aviso” un mínimo 15 días de anticipación a la empresa para que consigan a alguien que ocupe tu puesto.
  • También puedes redactar una carta de renuncia que te ayudará a cerrar de manera formal tu relación con la empresa. En la misiva especificarás que finalizas el vínculo laboral de manera voluntaria y que no se te adeuda ningún tipo de dinero (a partir de la correcta liquidación de tus percepciones con los responsables del departamento de Recursos Humanos).
  • Finaliza tus pendientes y verifica que tus herramientas de trabajo estén en buenas condiciones y que tengas todo lo que se te proporciono al tomar el puesto.
  • Si ya habías pensado cambiar de trabajo con anterioridad, seguramente ganaste algo de tiempo antes de presentar tu renuncia e ir poniendo en orden todas las actividades que estaban a tu cargo. Es una buena actitud la de verificar que tus herramientas de trabajo (computadora, teléfono móvil, escritorio, archivero, etc.) estén en buenas condiciones para la persona que va a llegar.

Ahora una serie de tips vinculados con la entrega “práctica” de tu puesto:

  • Haz un listado general de las carpetas, físicas y digitales que manejas en tus tareas diarias, así como la información que cada una contiene.
  • Redacta una descripción de las actividades que desempeñabas ya que puede haber puntos que la empresa en la imagen que tiene de tu perfil de trabajo no tuviera presentes o que sean importantes para cubra tu lugar.
  • Realiza un inventario del material tecnológico (computadora, grabadora, teléfono celular, USB, etc.) o cualquier otro tipo de herramientas que te hayan proporcionado para entregarlas en buena forma cuando te vayas.
  • Escribe una nota de entrega-recepción donde especifiques de todos los materiales al momento de dejar tu puesto, de tal forma que alguien asignado por la empresa te pueda firmar de recibido una copia de dicho documento.

Capacita y comparte con el recién llegado

En el contexto de que la empresa haya tenido la oportunidad de encontrar a la persona que ocupará tu lugar antes de tu partida, un brillante gesto de tu parte es que puedas capacitar a tu suplente. Por lo menos en los procesos más complicados que realizabas.

Si el anterior no es el caso y debes irte antes de conocer a tu reemplazo, resultará de mucha utilidad para quien ocupe tu puesto contar con un manual (básico y muy sencillo) de las actividades que desempeñabas. Esto sumará puntos a la buena imagen que dejes al irte de la empresa.

Inicia una nueva etapa

No se renuncia a cada momento, la carrera profesional se destaca por momentos de estabilidad, desarrollo y crecimiento. Esos son también datos importantes para los profesionales en reclutamiento, ya que muestran la capacidad de crecimiento de las personas en los ambientes laborales. Por eso la despedida de un trabajo se trata más bien de un momento muy significativo en la vida de las personas y en la huella profesional de cada quien.

Consejos a la hora de cambiarte de empresa.

  • Deja muy en claro que la decisión es tuya y hazte responsable por su decisión. Brinda claramente las razones de por qué la decisión hace sentido en este punto de tu carrera.
  • Reconoce que otros serán afectados.
  • Hasta tanto no consigan un reemplazo y esa persona ya esté capacitada para tomar las riendas de la tarea que dejas vacante, habrá un impacto en el trabajo de tus colegas y de los directivos.
  • Mantén el contacto: Intenta no cortar el vínculo con el trabajo que vas a dejar porque nunca sabes cuándo las conexiones van a ser útiles. Mantén en contacto con tus ex colegas y jefes. Dentro de lo posible, encuentra formas de seguir trabajando con tu ex empleador como colaborador independiente o consultor.
  • Pide una carta de recomendación o que te escriban una referencia en LinkedIn: algunas personas las encuentran obsoletas, no obstante siempre es bueno tener por escrito (si es en formato digital, mejor) la recomendación de una empresa para la que trabajaste. Mucho mejor si estas en LinkedIn y tu recomendación queda plasmada en ese medio.
  • Trata manejar con discreción la información respecto a tu nuevo trabajo
  • Evita dar muchos detalles de la empresa a la que te vas a ir. A muchas empresas no les gusta escuchar que los dejas por algo mejor.

 

Te deseamos mucha suerte y recuerda que en Bleumind estamos siempre para apoyarte durante la compleja etapa de transición.

Job Interview

¿Cómo prepararte para una entrevista de trabajo?

Una entrevista de trabajo es la oportunidad de demostrar qué tipo de empleado obtendrían si te contrataran. Por eso es esencial estar bien preparado. Prepararse significa saber de la industria, el empleador y de ti mismo. Significa prestar atención a los detalles como la apariencia personal, puntualidad y comportamiento.

El conocimiento siempre es tu mejor arma por lo que debes de prepar la artillería.
Investiga a la Empresa Contratante Antes de la Entrevista de Trabajo 

Antes de empezar a pensar en cómo vas a vestirte para la entrevista, o contestar preguntas, debes hacer tu tarea. Recopila toda la información que puedas sobre el empleador. No sólo vas a parecer informado e inteligente, sino que también te ayudará a tomar una decisión si el empleador eventualmente te hace una oferta de trabajo. La recopilación de información sobre la empresa contratante no siempre es una tarea fácil, sobre todo si es una empresa privada pequeña, pero el Internet lo ha hecho mucho más fácil de lo que era antes.

Aprende Acerca de Ti Mismo Antes de una Entrevista de Trabajo 

Con el fin de responder de manera efectiva preguntas en una entrevista de trabajo, vas a tener que saber mucho acerca de ti mismo y saber cómo presentar esa información a un entrevistador. Para prepararse para responder preguntas acerca de ti comienza haciendo una lista de tus cualidades. Piensa en lo que puedes aportar a la empresa. Para ayudarte a crear tu lista, habla con ex compañeros de trabajo con quienes hayas trabajado muy de cerca. Pídeles que enumeren los rasgos sobre ti que más admiraban – relacionados con el trabajo, por supuesto.

Una vez que lograste hacer una lista de cualidades, trata de encontrar algunos defectos. Obviamente, tú no le vas a contar espontáneamente a un posible empleador acerca de estos defectos, pero te los puede preguntar. Una pregunta que a veces se presenta en una entrevista es “¿Qué es algo que ha sido un problema para ti en el trabajo?” Al estudiar tus defectos, vas a poder elegir uno que sea algo inocuo o que podrías darle la vuelta a algo positivo.

Practica, Practica y luego … Practica

Lo que quieres es parecer espontáneo al responder preguntas en una entrevista de trabajo, pero eso no significa que sea improvisado. Si tienes que tomar una pausa larga antes de responder a una pregunta, no sonarás tan seguro como deberías. Antes de acudir a la entrevista ensaya, no exactamente lo que vas a decir, pero cómo vas a decirlo. Algunas personas encuentran útil practicar respondiendo preguntas en frente de una cámara de vídeo. Estudia tu postura, la manera que haces contacto visual y tu lenguaje corporal. Si no tienes una cámara de vídeo, un espejo servirá. Pídele a un amigo que haga entrevistas de trabajo simuladas contigo. Cuanto más repitas un escenario, más cómodo te sentirás en él.

Vestirse Para una Entrevista de Trabajo 

La apariencia cuenta, nos guste o no. Es lo primero que la gente nota sobre nosotros. Por eso la forma de vestir para una entrevista de trabajo es muy importante. No quieres que tu apariencia le reste importancia a tu desempeño o a lo que puedes aportar al trabajo.
Viste de manera adecuada para el tipo de trabajo. Si las personas que trabajan en tu campo visten de traje, entonces eso es lo que tú debes usar para la entrevista. Incluso si el atuendo típico de trabajo es un poco menos informal que eso, como quiera deberías usar traje. Sin embargo, si la vestimenta es muy casual, por ejemplo, si jeans fuera la norma, usar traje te hará parecer fuera de lugar. Aun así, debes vestir un poco menos casual y usar algo mejor que lo que se usaría para un día de trabajo. ¿Sigues sin saber qué ponerte? Visita y detente en la entrada principal de la empresa unos pocos días antes de tu entrevista para ver lo que la gente usa para trabajar.

El aseo personal es esencial. Tu cabello debe estar limpio y bien peinado. Las uñas deben estar bien cuidadas y limpias. Las uñas de los hombres deben ser cortas. Las uñas de las mujeres deben tener un largo razonable y pintadas de un color neutro. Las mujeres no deben estar excesivamente maquilladas. Evita el perfume o colonia ya que la gente encuentra ciertos olores ofensivos.

Establece Una Buena Relación en una Entrevista de Trabajo 

Tu currículum le dice a un posible empleador qué habilidades vas a aportar a su empresa. Tú obviamente tienes esas habilidades o no estarías en esa entrevista de trabajo. Ahora, el entrevistador debe asegurarse que eres una buena opción para el trabajo. ¿Tu personalidad encaja bien con sus otros empleados? ¿A él o ella le gustará trabajar contigo? Tú obviamente quieres que el entrevistador se relacione bien contigo. Debes establecer confianza con él o ella (o ellos, si se trata de un panel de entrevistadores). Eso empieza desde el instante en que entras por la puerta. Deja que el entrevistador establezca el tono. Por ejemplo, espera a que él o ella extienda su mano para saludarte, pero debes estar listo para ofrecer tu mano inmediatamente. Algunos expertos sugieren hablar a la misma velocidad y tono que el entrevistador. Por ejemplo, si el entrevistador está hablando en voz baja, tú también debes hablar así.

Lenguaje corporal 

El lenguaje corporal habla más de ti que lo que dices. Hacer contacto visual es muy importante, pero asegúrate que se vea natural. Una cara sonriente y relajada es muy atractiva. Las manos descansando casualmente en tu regazo en lugar de tener los brazos cruzados sobre el pecho también es más acogedor. Si normalmente mueves mucho tus manos alrededor cuando hablas, baja un poquito la intensidad. No te quieres ver demasiado rígido, pero tampoco te quieres ver como un manojo de energía nerviosa.

 

Responde a las preguntas de la entrevista 
Al contestar preguntas, habla despacio y con claridad. Pausa ligeramente antes de contestar una pregunta. Tus respuestas se verán menos ensayadas y te dará oportunidad de organizar tus ideas. Toma en cuenta que una breve pausa puede parecer una eternidad para ti pero no lo es.
Prepara las respuestas para algunas preguntas básicas. Utiliza la lista de cualidades que elaboraste antes. Hay varios libros en el mercado que enlistan preguntas y ejemplos de respuestas.

Haz  preguntas 

Cuando él o ella termine de cuestionarte a ti, probablemente el entrevistador te preguntará si tú tienes alguna pregunta. Debes tener algunas listas. Como en todos los demás aspectos de la búsqueda de empleo, quieres demostrar cómo puedes llenar las necesidades del empleador. Pregunta acerca de un día típico en el trabajo o proyectos especiales en los que estarías involucrado. También haz preguntas que te ayudarán a saber más sobre la empresa en cuestión y le harás ver al entrevistador que te interesa trabajar ahí. Utiliza como punto de partida lo que aprendiste acerca de la empresa a través de tu investigación. No preguntes por el salario, prestaciones o vacaciones, ya que todo eso insinúa que estas preguntando “¿qué vas a hacer tú, el empleador, por mí?”

Preguntas Sobre Dinero 

El entrevistador puede preguntarte cuál sería tu salario deseado, así que prepárate para responder a esta pregunta. Investiga cuál es el salario común en tu campo. Siempre da un rango, no un número exacto. Esto ayudará a evitar que el precio te saque de la jugada. No quisieras que el empleador piense que no puede pagarte, pero tampoco quieres que piense que eres mercancía barata.
Seguimiento Post-Entrevista 

Dentro de las primeras 24 horas después de la entrevista envía una nota de agradecimiento para darle seguimiento. Esta es tu oportunidad para reiterar algo que mencionaste en la entrevista o decir algo que se te olvidó mencionar. También es un buen gesto y un detalle sencillo de cortesía.

Envía una nota a cada persona que participó en tu entrevista. Si no recuerdas el nombre de cada persona, llama a la recepcionista para pedirle un poco de ayuda. Escribe tu nota y mantenla breve. Esta bien enviar la nota por correo electrónico siempre y cuando tu comunicación con el empleador haya sido de esa manera antes. Enviar una nota de agradecimiento te separa de todos los demás que lo olvidaron o decidieron no hacerlo.

Puede ser una tortura esperar noticias de un empleador después de una entrevista. Por lo general, espera una semana después de la entrevista antes de llamar. Sin embargo, si el empleador te dijo en cuanto tiempo puedes recibir respuesta, no llames hasta después de esa fecha.

¡Buena suerte!

 

Por Lizette Ibarra, CEO & Partner, Bleumind.

Headhunters Mexico

Usa el estrés a tu favor

Siempre nos han dicho que el estrés es dañino para la salud. Está ligado con el aumento (y la pérdida) de peso, con los infartos y con enfermedades crónicas como cáncer y diabetes.

Pero algunos estudios, como el publicado por Kirstin Aschbacher, profesora de psiquiatría de la Universidad de California, dice que los periodos breves de estrés pueden beneficiar la salud, previniéndonos de los efectos de la edad.

El doctor Jacob Teitelbaum, autor de “Real Cause, Real Cure”, quien ha estudiado los efectos del estrés en el sistema inmune, concuerda con estos descubrimientos y afirma que el estrés en pequeñas cantidades puede mejorar la función cognitiva y la salud general.

Sigue estos consejos para usar el estrés a tu favor:

1. Identifica qué tipo de estrés estás experimentando

“Cuando me lanzo del paracaídas es estresante pero emocionante a la vez”, dice Teitelbaum, quien es un fanático de la adrenalina. Los sentimientos de ansiedad provocan una respuesta que libera hormonas llamadas cortisol y adrenalina por un exceso de energía. Para determinar si tu estrés es o no saludable, Teitelbaum recomienda que tomes un momento para revisar tu cuerpo y analizar si la sensación general es buena o mala.

“Algunas personas funcionan mejor cuando se acerca la fecha límite. Para ellos podría ser el único momento en el que funcionan al cien. Para otros, es el único momento en el que no funcionan”, dice Teitelbaum. Si eres de los que caen en la segunda descripción, el experto recomienda delegar tareas y planear de antemano para reducir el estrés conforme se acerca la fecha límite.

2. Incrementa tu poder cerebral con adrenalina

Cuando el cuerpo siente estrés libera varias hormonas como la adrenalina que puede tener beneficios en la salud del cerebro. Al igual que una taza de café puede darte un ‘levantón’ temporal de energía, la adrenalina incrementa el sentido de alerta, lo que puede mejorar la memoria y el funcionamiento cognitivo “haciéndote más listo durante el periodo de estrés”, dice Teitelbaum.

3. Mejora la función corporal con el estrés de corta duración

Algunas situaciones que causan estrés de corta duración (entre una y dos horas), como hablar en público, se asocia con los mejores perfiles de salud. El estudio de Aschbacher midió el daño relacionado con el estrés dentro de las células y dice que las pequeñas cantidades de estrés reducen el daño al ADN y ARN. “Un poco de estrés podría decirle a tu cuerpo que necesita subir el volumen de algunos de sus mecanismos antioxidantes y ser más eficientes en la defensa contra los radicales libres (las moléculas responsables del envejecimiento, el daño de los tejidos y algunas enfermedades)”, dice.
Este estrés de corta duración podría incluso resultar en un mejoramiento de la inmunidad. Cuando el cuerpo está bajo estrés libera una hormona llamada cortisol, la cual -según Taitelbaum- puede mejorar la función inmune cuando se libera en pequeñas cantidades. Sin embargo, un exceso de cortisol puede reprimir la función inmune, lo que explica por qué los individuos con estrés crónico se enferman seguido.

4. Permite la recuperación

Aschbacher equipara los beneficios para la salud del estrés con el ejercicio. “Si levantamos pesas, le estamos poniendo una cierta cantidad de estrés fisiológico a nuestro cuerpo en ese momento. Después tomamos un descanso y dejamos que nuestros tejidos se recuperen y nuestros cuerpos se fortalecen a través de ese proceso”, dice.

Al igual que al excederte en el ejercicio puede causar dolor de músculos y hacerte sentir cansado, un exceso de estrés también puede ser dañino. “Los sistemas de estrés están hechos para lidiar con carreras, no con maratones”, dice Teitelbaum. Por eso es importante que a lo largo del día tengas momentos para desestresarte y cargarte de energía.

Lisa Evans
Entrevista de trabajo

¿De qué color vestir para una entrevista de trabajo?

La imagen que el candidato a un puesto proyecta al reclutador puede ser determinante. No se trata de usar ropa de diseñador, sino de escoger los accesorios y los tonos de la vestimenta que ayudarán a fortalecer el mensaje que se desea transmitir.

Según una encuesta conducida por la portal Careerbuilder.com en Estados Unidos entre más de 2,000 reclutadores de diferentes empresas y sectores, el azul y el negro son los colores más recomendados, con 23% y 15% de las preferencias, respectivamente. Mientras que el naranja fue el color más denostado por vincularlo con personas poco profesionales.

Psicólogos y especialistas en imagen pública explicaron que los tonos de la ropa influyen en la percepción de las personas, a partir de estos procesan de manera diferente la información y emociones, dijo la directora general del portal Trabajando.com, Margarita Chico.

“Mi primera pregunta cuando llega un cliente a la consultoría es ¿qué quieres comunicar? En base a ello se arma todo el guardarropa”, dijo la especialista en imagen pública y personal shopper Mónica Bravo.

El azul marino, dice Bravo, es el tono idóneo para las entrevistas de trabajo en general. Combinado con blanco, proyectan confianza y tranquilidad a la vez.

Los colores y su efecto según los expertos en reclutamiento e imagen pública:

Gris: habla de una persona con pensamiento más lógico y analítico.

Blanco: este color transmite honestidad y optimismo. Se presume que son personas organizadas.

Violeta: su color expresa equilibrio emocional, sin embargo su exceso te hará ver cansado y desorientado.

Amarillo: su uso con prudencia, denota una persona inteligente e innovadora. Cuidado, que el exceso de este color, puede cansar la vista del entrevistador.

Azul: expresa una personalidad auténtica, serena, fiel, sincera y responsable. Además, este color manifiesta gran capacidad de trabajo en equipo.

Negro: te muestra ver como una persona reservada y tranquila, pero al mismo tiempo elegante. Este color transmite gran capacidad de liderazgo.

Rosa: ternura, usualmente relacionado con lo femenino. Se recomienda para trabajos en hospitales y cuando se necesita proyectar una imagen tierna.

Rojo: apasionado, arrojado, creativo.

Contrastar tonos neutros como el gris, azul marino, negro o café con tonos brillantes como el blanco, rojo o amarillo, de preferencia en el área de la blusa o camisa, dará luz al rostro, advirtió Chico.

Bravo recomendó ser cuidadosos con los tonos naranja, rojo y amarillo y dejarlos sólo para entrevistas de trabajo relacionadas a puestos creativos, como publicistas, marketing o similares.

 

LOS 3 ACCESORIOS EN LOS QUE VALE LA PENA INVERTIR.

Pero no todo está en el color. Los detalles del atuendo dicen mucho de las personas. De acuerdo con Mónica Bravo son tres los artículos que más dicen de un candidato y, por tanto, en ellos hay que poner particular atención.

Para los hombres son: el reloj, los zapatos y la pluma. Mientras que para las mujeres son: los zapatos, la bolsa y los aretes, señaló Bravo.

La experta en asesoría personalizada también dice que los hombres no deben vestir más joyería que la argolla de matrimonio, en caso de estar casados. Mientras que para las mujeres, recalca: “Menos es más”, por ejemplo, aretes pegados al lóbulo o máximo que lleguen a la mitad del cuello.

En cuanto a las bolsas de las mujeres, es preferible que sean medianas y de corte cuadrado. Las “maxibolsas” no lucen tan profesionales y si la mujer no es alta, la hará ver de estatura más corta.

Las zapatillas deben ser cerradas y no tener tacones de más de cinco centímetros. Mientras que el foco en el caso de los hombres se centra en que los zapatos estén muy bien boleados.

“Las personas creen que formar un guardarropa profesional y de buen gusto cuesta miles. La realidad es que se puede hacer maravillas con muy poco, solo sabiendo en qué invertir”, dijo Bravo.

Por: Gabriela Gutiérrez
Headhunters Mexico

Forget work-life balance: Start thinking work-life integration

Thanks to digital technology, most workers are ‘always-on,’ to the extent that they’re responding to emails at night and on the weekend. At first glance, this trend seems like a plus—workers have the resources that they need to stay on top of their projects and remain connected with teams.

The downside? There’s a strong potential for burnout. There’s a fine line between ‘always on’ and ‘overworking.’ As human beings, workers need time to decompress from their stressful workdays. They need exercise and recreation, time with family, and plenty of sleep.

At this year’s SxSW festival, BetterWorks head of products Ciara Peter encouraged companies to recognize the shift in ‘work-life balance’ to ‘work-life integration.’ Her theory aligns well with trends in workstyle over the years: Your most dedicated workers will be ‘on’ beyond their regular working hours, and it’s up to management to provide team members with the tools that they need to self-regulate.

Here are 3 ways that companies can position their employees for successful work-life integration:

1. EMPOWER TEAM MEMBERS WITH FLEXIBLE WORK SCHEDULES

Between mandatory time at the office, doctors’ appointments and kids’ schedules, employees are pulled in multiple — often competing — directions. A fixed work schedule makes these conflicting priorities even more challenging.

Adopting the notion of work-life integration can prevent burnout by allowing employees the space that they need to set their own work schedules. Employees are in the best position to recognize when they need downtime or space from their work. The freedom to self-regulate—without pressure—will help workers stay on track.

Don’t make team members request time off to visit the doctor or pick up their kids from school. Instead, focus team communications around specific project milestones. If team members aren’t hitting their targets, then there’s a problem—otherwise, let them be.

2. ASK MANAGERS TO BE MINDFUL ABOUT EMAIL TIMING

It can be nerve-wracking to receive an ‘urgent request’ from your boss at midnight, even if the challenge can wait until the next day. Rather than stressing out employees before they go to bed, managers should take the time to re-evaluate what types of emails they’re sending and at what hour of the day.

Best practice? To avoid stressing out your employees, you may want to avoid sending emails until the next morning. A tool like Boomerang can help by allowing you to schedule emails in advance.

3. ENCOURAGE TEAM MEMBERS TO SAY ‘NO’

Enthusiastic, hard-working employees tend to take on lots of new projects. But far too often, employees hesitate to turn down projects if they are already swamped with work, for fear of repercussion. Driven by guilt, high-performers will jump to say ‘yes’ — and then secretly regret the decision when they’re putting in 70+ hour workweeks.

That’s why it’s important to learn to say ‘no.’

Managers should create a space in which team members feel comfortable turning down assignments. Make it clear that employees need to self-regulate the work that you’re putting on the table, and that it can always get re-assigned. Before assigning tasks, managers should always let team members know that they have the right to decline an assignment. Or at the very least, start a dialogue.

‘Work-life balance’ is an obsolete concept. Managers need to embrace the new world of work-life integration and give team members the tools that they need to stay healthy and productive. The key is flexibility—for workers to self-direct their own schedules, areas of ownership, and routines.

For employees to feel comfortable turning down assignments, they’ll need to know that the work will be handled adequately by other team members. Here’s how you can build that kind of work environment.

Workintelligent/Ritika-puri
Headhunters Mexico

Pasar más tiempo en la oficina no significa ser más productivo.

México es uno de los países donde los horarios laborales superan las 40 horas a la semana mientras en otros de Europa y algunos de América Latina se trabajan de 32 a 35 horas.

De acuerdo con un estudio publicado por la revista Forbes, México es el segundo de los países emergentes donde los empleados pasan la mayor parte de su tiempo en sus trabajos, pues el 29 por ciento de la población labora más de 50 horas semanales.

Pero, ¿pasar más tiempo en el trabajo significa más productividad? De acuerdo con los especialistas, no. Pasar muchas horas en el trabajo implica perder lucidez y capacidad de análisis a lo largo de la jornada, y hasta puede llevar a reducir las horas de sueño, lo que ocasiona cansancio físico y mental e incrementa la tendencia a cometer errores.

Reducir el tiempo libre de los empleados también repercute en su salud, pues podrían experimentar trastornos físicos y emocionales; la sobrecarga de trabajo puede convertirse en una situación que causa estrés y entonces se vuelve un problema de salud no sólo para las empresas, sino también para la personas y el gobierno, explica Fernando Calderón, director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCC.

Para Griselda Hernández, directora general de Kelly Services Mexico, la extensión de los horarios de trabajo tiene que ver con la dinámica que se genera en la empresa; sin embargo, considera que por cuestiones culturales los empleados mexicanos trabajan más del tiempo mínimo que se demanda por diversas razones, entre ellas elevar sus ingresos, tener más tiempo de comida o evitar el tráfico en horas pico.

En este sentido, Calderón apunta que los empleados mexicanos relacionan tener una jornada larga de trabajo o estar disponibles en todo momento como una señal de compromiso y lealtad ante sus jefes, pero también refleja miedo a perder el trabajo. Además, implica mayores costos para las empresas.

REDUCIR EL HORARIO DE TRABAJO NO APLICA PARA TODOS

En la mayoría de los casos, el reducir el horario de trabajo tiene beneficios enfocados en la salud de los empleados, pues puede bajar los índices de estrés laboral, acto que lleva a mejorar la productividad de las empresas y la calidad de vida de los trabajadores. Sin embargo, no todos los puestos ni todas las personas pueden laborar bajo estos sistemas.

“No podemos generalizar, dependerá de la organización y del área específica de la que se trate”, refiere Calderón, quien añade que reducir horarios aplica para quienes pasan menos tiempo en la oficina, mientras quienes tiene tareas más administrativas pueden adoptar otros esquemas para ser más eficientes.

Pero pasar menos tiempo en la oficina también es una cuestión generacional, pues para los millennials es mucho más importante tener un balance entre su vida laboral y personal.

“Las organizaciones tienen que cambiar, porque esos jóvenes serán quienes ocupen los trabajos en el corto y mediano plazo y si las organizaciones no se adaptan a este nuevo balance, tendrán problemas para mantenerse”, agrega Calderón.

Por otra parte, Hernández considera que en México las personas no están preparadas para trabajar bajo este sistema. “Culturalmente nos cuesta trabajo la parte de responsabilidad. Se nos hace muy fácil faltar al trabajo un día o llegar tarde, entonces la actitud y la madurez de la gente es lo que sería determinante para una decisión de esta naturaleza, pero aplicarlo a todo el mundo sería difícil”.

CÓMO TENER EMPLEADOS PRODUCTIVOS

La productividad de los colaboradores la generan las empresas, por lo que la directora de Kelly Services recomienda tener un programa de desarrollo del capital humano, en el que haya una preocupación genuina por las necesidades de los colaboradores, es decir, saber qué los motiva, qué los impulsa y de qué manera balancean su vida personal con el trabajo.

“Es importante que haya un programa de desarrollo, liderazgo y capacitación para que el capital humano esté contento, porque para que una persona sea productiva tiene que amar lo que hace”, refiere.

En tanto, el director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCC considera que se debe trabajar bajo resultados y objetivos, ya que así se puede tener flexibilidad con los horarios y espacios de trabajo, cuestiones que comienzan a tener relevancia en la cultura organizacional de las empresas.

Para este especialista, es relevante que el cambio en la organización laboral esté enfocado en resultados, por lo que debe haber metas, además de que las empresas provean las herramientas necesarias para que los trabajadores realicen sus labores.

TIPS

Estos son algunos consejos que te ayudarán a tener mejores resultados:

  • Levantarte temprano para evitar retrasos.
  • Enlistar los pendientes y realizar los más difíciles por las mañanas.
  • Establecer metas precisas.
  • Tomarte un respiro de 5 minutos.
  • Cuidar los snacks que consumes en el trabajo.
  • Restringir el uso de redes sociales.
Mara Echeverría, El Financiero
headhunters mexico

5 formas de dar una crítica constructiva

Inevitablemente llega el momento en el que un gerente tiene que dar retroalimentación negativa. Ningún empleado es perfecto, todos necesitamos de un jalón de orejas de vez en cuando. La parte complicada es dar esa retroalimentación de una forma en la que no destruyas la autoestima del empleado. Esa sería la forma más rápida para estar en la lista de los peores jefes.

Cuando es momento de una revisión anual o una discusión importante con un mal trabajador no te escondas de la situación incómoda. La retroalimentación negativa puede hacerse de una forma en la que no se lastimen los egos o a los empleados. De hecho, cuando se da una forma positiva puede ser muy motivante e inspirador.

Un artículo de Psychology Today explica cómo dar una crítica constructiva usando el método del sándwich. Comienza con un cumplido, agrega de forma gentil lo que debe mejorarse y termina con otro cumplido. Aunque este método puede ser aplicado varias veces, aquí hay algunos tips adicionales para dar retroalimentación negativa de un forma positiva.

1. Discute el tema objetivo, no a la persona. No hagas declaraciones que parezcan que le dices a la persona “deberías”, “no lo hiciste” o “tus habilidades”. En lugar de eso discute el problema al decir “los clientes no pueden obtener lo que necesitan” o “esto no está muy claro”.

2. Habla de lo que va bien. Es fácil envolverse en todo lo que está yendo mal con una situación. De cualquier forma, los empleados no pueden llenar el vacío de saber lo que no deben hacer si no se les dice. Felicita a los trabajadores por sus fortalezas. Motívalos para que hagan las cosas en las que son buenos. De esta forma, cuando des los comentarios negativos el empleado no sentirá como que todo lo que hace está mal.

3. Muestra los números. A un trabajador prepotente le va a parecer imposible que le digan que no está cumpliendo con su trabajo. Tal vez necesite de un ejemplo visual para entender la preocupación. Un informe de su desempeño puede demostrar los problemas con información que ayude a todos a ver las metas.

4. Ponte al mismo nivel del empleado. Una de las peores cosas que pueden afectar la conversación es que el trabajador se sienta en un nivel inferior de inteligencia o habilidad. No le hables como si fuera inferior o menos inteligente porque sus resultados no han sido buenos. Trata de encontrar la fuente del problema. Relaciónate con él o ella al compartir una historia personal sobre un problema similar y cuéntale cómo lo resolviste.

5. Reafirma que tienes fe en él o ella. Expresa la importancia de las habilidades del empleado y asegúrale que va a mejorar. Recuérdale que lo contrastaste por una razón; la retroalimentación lo hará más fuerte mientras se enfoca en cumplir las metas.

Aunque estos métodos son inmediatos al dar una crítica negativa, planearlo con anticipación te ayudará. Un estudio de 2013 encontró que un 64 por ciento de los empleados cree que el reconocimiento tiene un efecto muy positivo sobre el compromiso y la retención de empleados.

A lo largo del año puedes dar premios por aniversarios o algún otro logro personal. Cuando des una retroalimentación negativa ten una actitud y comportamiento positivo. No dejes que las emociones te dominen. Es vital que des esta crítica para apoyar a tu equipo, ya que si no lo haces puede afectar el éxito de tu empresa. Además, los empleados tendrán una oportunidad de conocer sus fortalezas y áreas de oportunidad.

Matt Strazz