La imagen que el candidato a un puesto proyecta al reclutador puede ser determinante. No se trata de usar ropa de diseñador, sino de escoger los accesorios y los tonos de la vestimenta que ayudarán a fortalecer el mensaje que se desea transmitir.

Según una encuesta conducida por la portal Careerbuilder.com en Estados Unidos entre más de 2,000 reclutadores de diferentes empresas y sectores, el azul y el negro son los colores más recomendados, con 23% y 15% de las preferencias, respectivamente. Mientras que el naranja fue el color más denostado por vincularlo con personas poco profesionales.

Psicólogos y especialistas en imagen pública explicaron que los tonos de la ropa influyen en la percepción de las personas, a partir de estos procesan de manera diferente la información y emociones, dijo la directora general del portal Trabajando.com, Margarita Chico.

“Mi primera pregunta cuando llega un cliente a la consultoría es ¿qué quieres comunicar? En base a ello se arma todo el guardarropa”, dijo la especialista en imagen pública y personal shopper Mónica Bravo.

El azul marino, dice Bravo, es el tono idóneo para las entrevistas de trabajo en general. Combinado con blanco, proyectan confianza y tranquilidad a la vez.

Los colores y su efecto según los expertos en reclutamiento e imagen pública:

Gris: habla de una persona con pensamiento más lógico y analítico.

Blanco: este color transmite honestidad y optimismo. Se presume que son personas organizadas.

Violeta: su color expresa equilibrio emocional, sin embargo su exceso te hará ver cansado y desorientado.

Amarillo: su uso con prudencia, denota una persona inteligente e innovadora. Cuidado, que el exceso de este color, puede cansar la vista del entrevistador.

Azul: expresa una personalidad auténtica, serena, fiel, sincera y responsable. Además, este color manifiesta gran capacidad de trabajo en equipo.

Negro: te muestra ver como una persona reservada y tranquila, pero al mismo tiempo elegante. Este color transmite gran capacidad de liderazgo.

Rosa: ternura, usualmente relacionado con lo femenino. Se recomienda para trabajos en hospitales y cuando se necesita proyectar una imagen tierna.

Rojo: apasionado, arrojado, creativo.

Contrastar tonos neutros como el gris, azul marino, negro o café con tonos brillantes como el blanco, rojo o amarillo, de preferencia en el área de la blusa o camisa, dará luz al rostro, advirtió Chico.

Bravo recomendó ser cuidadosos con los tonos naranja, rojo y amarillo y dejarlos sólo para entrevistas de trabajo relacionadas a puestos creativos, como publicistas, marketing o similares.

 

LOS 3 ACCESORIOS EN LOS QUE VALE LA PENA INVERTIR.

Pero no todo está en el color. Los detalles del atuendo dicen mucho de las personas. De acuerdo con Mónica Bravo son tres los artículos que más dicen de un candidato y, por tanto, en ellos hay que poner particular atención.

Para los hombres son: el reloj, los zapatos y la pluma. Mientras que para las mujeres son: los zapatos, la bolsa y los aretes, señaló Bravo.

La experta en asesoría personalizada también dice que los hombres no deben vestir más joyería que la argolla de matrimonio, en caso de estar casados. Mientras que para las mujeres, recalca: “Menos es más”, por ejemplo, aretes pegados al lóbulo o máximo que lleguen a la mitad del cuello.

En cuanto a las bolsas de las mujeres, es preferible que sean medianas y de corte cuadrado. Las “maxibolsas” no lucen tan profesionales y si la mujer no es alta, la hará ver de estatura más corta.

Las zapatillas deben ser cerradas y no tener tacones de más de cinco centímetros. Mientras que el foco en el caso de los hombres se centra en que los zapatos estén muy bien boleados.

“Las personas creen que formar un guardarropa profesional y de buen gusto cuesta miles. La realidad es que se puede hacer maravillas con muy poco, solo sabiendo en qué invertir”, dijo Bravo.

Por: Gabriela Gutiérrez